Header Ads

ARANDA CARADURA: PERONISMO DERECHISTA SANJUANINO

EN SU DERECHISMO PURO DEL INTENDENTE DEL FPV BENEFICIA A HÍPERMERCADOS
La ordenanza había sido aprobada por unanimidad, incluso fue acompañada por los concejales que responden al intendente de la Capital.

El intendente de Capital, Franco Aranda dio marcha atrás una ordenanza que sus mismos concejales aprobaron para que en los supermercados se volvieran a repartir bolsas biodegradables de manera gratuita. Esto trajo la sorpresa de no pocas personas que en San Juan, al momento de pagar sus compras, debieron volver a abonar por las bolsitas para trasladar la mercadería.

Cabe recordar que, a nivel nacional, existe una normativa para disminuir el uso de bolsas plásticas mediante el cobro de las mismas a la cual en San Juan se adhirió desde septiembre de 2016.

No obstante esto, en noviembre del año pasado, el concejal perteneciente al Bloque Cambiemos, Gabriel Antonino D’Amico Quintar, presentó un proyecto de ordenanza por el cual los hiper y supermercados instalados dentro de los límites de la Ciudad de San Juan debían entregar bolsas biodegradables de manera gratuita a sus clientes.

La iniciativa fue aprobada por la totalidad del cuerpo parlamentario municipal, incluidos los ediles pertenecientes al Bloque Frente para la Victoria que responden al intendente Franco Aranda.



Sin embargo, el 10 de julio pasado el intendente Aranda, a través del Decreto Nº 1151, decidió vetarla, haciendo caso omiso de que sus mismos concejales habían votado a favor de la iniciativa.

En el escrito, el jefe comunal afirma compartir el objeto de la norma pero, aclara que “no compartimos el criterio que el costo de las bolsas biodegradables deba ser soportado por los hiper y supermercados, y que estos deban entregar indefinidamente las mismas a sus clientes”.

Cabe mencionar que en los considerandos del proyecto, el concejal D’Amico menciona que en la actualidad los “hipermercados y supermercados arman sus propios negocios ya que venden a los compradores sus propias bolsas” y que “resulta imprescindible evitar” que estos comercios “sigan cobrando la entrega de bolsas que es su obligación otorgar a los compradores en forma absolutamente gratuita”, como se hacía tradicionalmente.

Asimismo, en otro apartado, el autor de la normativa explica que “esto amerita que se obligue a los comercios a entregar bolsas biodegradables para evitar que se contamine el medio ambiente”.



Por último, D’Amico alude que “no han dado a conocer por ningún medio que se había suspendido la entrega de bolsas a clientes de hiper y supermercados, haciendo de esto un negocio ya que los clientes se ven obligados en forma compulsiva a pagar para obtener una bolsa para poder trasladar sus mercaderías”. Con base en estos argumentos, el Concejo Deliberante aprobó por unanimidad la Ordenanza Nº 12.113.

Ordenanza que quedó sin efecto, tras el veto del ejecutivo municipal y despertó expresiones de malhumor de quienes fueron a hacer sus compras y tuvieron que volver a pagar por las preciadas bolsas plásticas.