Header Ads

Fuerte reacción oficial y empresaria por negativa a la promoción y fletes

CLAUDIO LEYVA/DIARIO DE CUYO
 Secretaria de Industria  “Nos sorprende enterarnos por el diario que las gestiones que estamos haciendo, incluso con el Gobernador, no tengan respuesta. Y que mientras en San Juan implementaremos un plan para ayudar a los empresarios, no ocurra lo mismo en la Nación”.

Las declaraciones del jefe de Gabinete Marco Peña, quien en una entrevista con este diario sostuvo que no está en los planes del Gobierno nacional la implementación de políticas de subsidios para fletes ni de programas promocionales para el sector industrial, generó una fuerte reacción tanto en el Gobierno local como entre los empresarios. Desde la administración provincial dijeron que les causó sorpresa comprobar que “no estamos en la agenda y tenemos cero escucha” y que el planteo de San Juan es por “igualdad de condiciones para poder competir”, según dijo la secretaria de Industria, Sandra Barceló. Entre los representantes de las empresas se quejaron de que desde el Ejecutivo nacional “no se acuerdan de las provincias”, como dijo Hugo Goransky, presidente de la Unión Industrial de San Juan (UISJ), mientras que el titular de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), Angel Leotta, sostuvo que “con tanta presión tributaria y laboral no se puede trabajar en el marco de las economías regionales”.

Peña manifestó en declaraciones a este diario publicadas el domingo que, en el tema de los fletes no tienen pensado un plan de subsidios sino que entienden que “el camino pasa por mejorar la infraestructura más que en el planteo de los subsidios” y que en lo referente al Plan Belgrano, que beneficia a las provincias del Norte, “no implica una discriminación a San Juan ni a ninguna otra provincia”. Sobre la promoción industrial precisó que “no hay un plan para reflotarla”.

Este último régimen, que había nacido en 1979 y que beneficiaba sólo a La Rioja, se extendió entre 1982 y 1983 a Catamarca, San Luis y San Juan, con medidas de exención impositiva para las industrias que se radicaran en estas cuatro provincias, que no pagarían tributos como Ganancias, derechos de importaciones ni el IVA. Así se radicaron una gran cantidad de empresas en el interior, que de otra manera no lo hubieran hecho por la dificultad de competir, por ejemplo, por las grandes distancias que existen hacia los principales centros de consumo y el encarecimiento de los fletes.

Precisamente éste es el otro tema que preocupa al Gobierno local y por el que está en marcha un plan para subsidiar, con fondos provinciales, el envío de productos y mercadería a los grandes centros de consumo (ver aparte).

Es que el flete aparece como un elemento central que influye negativamente en la competitividad de los productos de la economía provincial. Por ejemplo, en las exportaciones de vinos el costo logístico es tan alto que impide tener chances frente a los competidores. Un estudio reciente de la Coviar indica que por cada botella de vino argentino que un exportador coloque en Nueva York, debe pagar 31 centavos de dólar por esos costos, mientras que una botella chilena o española llega a ese mercado con un 43% y un 18% menos respectivamente.

Desde la Unión Propietarios de Camiones, José Maldonado explicó que “de cada 100 pesos que se cobran, 40 se los lleva el Estado’’. Es así porque, al mirar el costo específico que tiene un camión, los datos señalan que alrededor del 40% de los gastos corresponden a impuestos, IVA, tributos a los combustibles, aportes, contribuciones, seguro vida, ART y sindicato.

Un ejemplo de los precios que se pagan es que un flete a Buenos Aires cuesta en un camión refrigerado 28 mil pesos, mientras que uno común llega hasta los 22 mil pesos. En el caso de los departamentos, ronda los 15 mil pesos el costo de un transporte de productos desde Rodeo, Iglesia, a la ciudad de San Juan.

A nivel nacional, la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) publicó días atrás su estimador de costos mensuales y aseguró que, aunque en junio el incremento fue de 0,9%, el último aumento de los combustibles “es alarmante”, y que a partir de julio “la proyección de aumento acumulado será de dos dígitos”.

Según el informe, en lo que va del 2017, a los camiones les aumentó el gasoil (30%); los peajes (39,7 %); patentes (35%); el costo financiero (16,7 %), explicado por el alza de las tasas de interés; y los gastos generales (14,5%), que recogen el impacto del aumento de los servicios públicos.

También por el tema de los fletes, en la última reunión del Consejo Federal Agropecuario realizada el jueves pasado en CABA, el titular de la Producción de San Juan, Andrés Díaz Cano, le había pedido al ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, que la Nación otorgue algún diferencial o subsidio para acompañar el incentivo a los fletes que va a instrumentar el Gobierno sanjuanino. 
Con la tecnología de Blogger.