Header Ads

La campaña electoral renovó la tensión entre la Casa Rosada y el gobierno de Córdoba

Sube la tensión entre el presidente Mauricio Macri y el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti. Luego de calificar como "una vergüenza" la medición de pobreza del Indec y descreer del organismo estadístico, ahora el mandatario cordobés criticó el programa nacional de acceso a la vivienda y los comparó con la 1050 de José Alfredo Martínez de Hoz.


Cuestionó los planes y los comparó con la resolución impuesta por el ex ministro de economía de la última dictadura militar, que imponía cláusulas indexatorias para los créditos que tornaron impagables esos préstamos. "Tiene olor a la 1050, porque es un crédito que se indexa con la inflación y tiene una tasa de interés para los bancos del 5%", advirtió.

Schiaretti aprovechó el seminario "El comercio y el contexto político-económico", que se desarrolló en el Sheraton Hotel de la capital cordobesa, para volver a cuestionar a la Casa Rosada y le renovó su reclamo por "un federalismo en serio" y que "deje de quedarse con recursos que son de las provincias".


La respuesta no se hizo esperar. El encargado esta vez fue el jefe del interbloque Cambiemos en la Cámara de Diputados, Mario Negri. "Se largó la campaña, que en Córdoba estaba dormida. Siempre hay mitad de verdades y mitad de mentiras, lo cual construye una gran confusión. No sabía si era Schiaretti el gobernador o un familiar suyo. Hasta hace 60 días, cuando andaba en auto con el Presidente, era difícil bajarlo, prácticamente no se sabía quién de los dos manejaba", ironizó.

En declaraciones a Radio Mitre, el dirigente radical añadió que "a lo mejor, los números (electorales) no le estarán dando bien (a Schiaretti) y hay necesidad de diferenciarse". No hay que olvidar que la provincia de Córdoba fue uno de los distritos que ayudó a que Macri fuera consagrado presidente.

Días atrás, Macri y Schiaretti brindaron una conferencia de prensa conjunta en la que el Presidente le pidió la rebaja de Ingresos Brutos en la provincia y el mandatario cordobés le replicó que lo hará cuando la Nación cancele una deuda que mantiene con la Provincia.

En este contexto y en medio de la disputa con la Casa Rosada, Schiaretti anunció ayer la baja del impuesto de Ingresos Brutos en los créditos hipotecarios y a partir de ahroa el impuesto pasará del 8% al 1,5 por ciento.

"No soy una persona necia, y cuando el Presidente me mencionó el tema, averigüé y la Cámara de la Construcción me dijo que esta medida podía abaratar la cuota de las familias que toman un crédito para la vivienda", explicó el mandatario cordobés al confirmar la medida.

En su discurso, afirmó que "es la oportunidad para discutir el federalismo en serio, dar vuelta 200 años de centralismo porteño y que la Nación deje de quedarse con recursos que son de las provincias".

Asimismo, el gobernador aseguró que "no se reactiva la economía, no alcanzan los salarios, cayó el consumo, ese presente está haciendo que Cristina (Kirchner) tenga una intención de voto importante en el Conurbano".

"No nos venga a decir que llega el cuco porque viene Cristina (Kirchner), cuando fuimos los únicos que la enfrentamos cuando los demás ni aparecían. El cuco de Cristina lo agranda el gobierno nacional porque pensó que le iba a dar resultados pero lo agrandó fundamentalmente por los errores en política económica", continuó.

Finalmente, Schiaretti aclaró que "la ex presidente está agotada como modelo de conducción" y que van a ser los gobernadores peronistas los que podrán ponerle límites, más allá del resultado de las PASO y los comicios de octubre.